Somos expertos en declaración y recursos de todo tipo de impuestos

 

El derecho administrativo es un orden en continuo cambio normativo que, en muchos casos, se encuentra íntimamente relacionado con el Derecho Civil. Por ello, contamos con abogados especialistas en derecho administrativo en ámbitos relativos a:

A) DERECHO TRIBUTARIO.

  • Defensa en conflictos con la Hacienda Estatal y Autonómica relativos a la liquidación de Impuestos de Transmisiones y Sucesiones.
  • Asesoramiento en materia tributaria con la colaboración externa de expertos fiscales y tributarios en la gestión y liquidación de impuestos.

Si usted necesita un asesoramiento personalizado para optimizar la carga fiscal, nuestros expertos le pueden ayudar. La buena planificación fiscal puede ahorrarle una cantidad esencial de sus obligaciones fiscales. Oliver y Galo Abogados, en Murcia, puede convertirse en un intermediario si usted necesita ayuda para el pago o gestión de impuestos tales como:

  • Impuesto sobre el valor añadido (IVA).
  • Impuesto de Sociedades.
  • IRPF y Patrimonio. (Autónomos, Estimación Objetiva, etc.).
  • Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados.
  • Sucesiones.
  • Impuestos Especiales.
  • Sociedades en Régimen de Transparencia Fiscal.
  • Representación y defensa ante inspecciones de Hacienda.
  • Reclamaciones administrativas y económico-administrativas en materia tributaria.

En el equipo contamos también con expertos en declaración de todo tipo de impuestos, planificación fiscal de herencias, fiscalidad inmobiliaria, fiscalidad de personas, declaración de renta y patrimonio.

Nuestros abogados especialistas en derecho administrativo le asesorarán sin compromiso con una primera cita gratuita. No dude en contactarnos.


B) DERECHO DE RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DE LA ADMINISTRACIÓN.

Somos un despacho con una amplia experiencia en la defensa de los derechos de los ciudadanos frente los daños y perjuicios provocados por la Administración Pública:

  • Responsabilidad SANITARIA y MÉDICA.

    La responsabilidad médica ha adquirido un importante auge en nuestros días al representar un fenómeno como uno de los ámbitos en los que la responsabilidad civil ha adquirido una mayor trascendencia. Nace como una materialización de las normas genéricas del Código Civil español, que como responsabilidad extracontractual habrá de mantener vivos los siguientes requisitos de naturaleza objetiva:

    – Una acción u omisión
    – Una ilicitud o antijuridicidad
    – La producción de un daño.

    Además de los anteriores elementos objetivos de la responsabilidad extracontractual, se deberán producir dos requisitos formales para completar la constitución demandada por la Ley:

    Elemento causal: que el daño dependa de la acción u omisión.
    Elemento subjetivo: existencia de culpa en la acción u omisión.

    En conclusión, el éxito de la reclamación y, en consecuencia, la generación de responsabilidad susceptible de indemnización a la víctima dependerá de la prueba de la producción en su sentido estricto. Es decir, tanto de los elementos objetivos y causales como de los subjetivos que se materialicen en una determinada actuación médica.

  • Responsabilidad por DAÑOS Y PERJUICIOS PERSONALES (por ejemplo, caídas en la vía pública).

    Es necesario distinguir entre daños patrimoniales y daños morales, lo que entraña importantes consecuencias legales.

    – Los daños patrimoniales se diferencian de los daños morales en función del tratamiento del efecto económico en un caso y otro:

    a) El daño patrimonial provoca una disminución de utilidad que es compensable con dinero o con bienes intercambiables por dinero.
    b) El daño moral implica una reducción del nivel de utilidad, personal e íntima, que ni el dinero ni bienes intercambiables por este pueden llegar a reparar.

    Es posible que un accidente pueda provocar daños de ambas clases, patrimoniales y morales. El daño, la lesión, el agravio o el menoscabo que sufre la persona en su patrimonio, en su ser físico o moral, en sus derechos o en sus facultades siempre puede ser objeto de apreciación económica. Este es el presupuesto central de la responsabilidad civil.

    – El daño material es la lesión causada a los bienes por la acción de un tercero; es un perjuicio ocasionado en el patrimonio de la víctima
    – En cambio, el daño moral es aquel que causa una lesión a la persona en su íntegra armonía psíquica, en sus afecciones o incluso en su reputación y/o en su buena fama.

    En Oliver y Galo Abogados, en Murcia, estamos comprometidos con nuestros clientes y sus derechos. Contamos con abogados especialistas en derecho administrativo para reclamar y objetivizar realidades de daño moral que deben ser indemnizadas. ¡Consúltenos!

Más información